Vídeo de la exposición ‘Santa Teresa, mujer’

Desde el 13 de marzo al 5 de abril de 2015 se pudo visitar en La Cárcel_Segovia Centro de Creación la exposición ‘Santa Teresa, mujer’, en el marco del V Encuentro Mujeres que Transforman el Mundo, y con motivo del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa.

Ya podemos mostrar ahora el vídeo de la exposición. Es un trabajo del Grupo de Audiovisual del Máster en Comunicación con fines sociales de la Universidad de Valladolid,  y concretamente, idea de Sorany Marin Trejos, alumna del Máster y cineasta colombiana.

Esperamos que os guste. En él se pueden ver imágenes de las obras e instalaciones de todas las artistas participantes, que han tratado de destacar el legado de Santa Teresa como mujer, más que como religiosa, mística, escritora o santa.

Las artistas participantes son Raquel Bartolomé, Mariana Cantero, Nieves Estaire, Alba Gil Lobo, Mª José Gómez Redondo, Patricia H. de Azcárate, Ana María Herranz y Ana Isabel San Hipólito, Marisel Jiménez, Dámaris Montiel, Pilar Peñalosa, Lola Peñas, Isabel Rubio, Eloísa Sanz y Claudia Schaeffer. También han participado como asesoras artísticas y literarias, Maribel Gilsanz, Ana Sanromualdo y Alejandra Díaz Ortiz. Isabel Zamora se ha encargado de la selección de músicas, y Elia Muñoz, de ponerle voz a la Santa.

Es una exposición producida por el Ayuntamiento de Segovia, a través de su Concejalía de Cultura / Segovia Cultura Habitada.

2.000 espectadores en el XII Ciclo de Cine “La mujer creadora”

Cerca de 2.000 espectadores disfrutaron desde el lunes 16 hasta el domingo 22 de marzo del XII Ciclo de Cine “La mujer creadora” que desde hace cinco ediciones se encuadra dentro del Encuentro Mujeres que transforman el mundo, las jornadas que han convertido a Segovia en cuna del diálogo sobre el activismo y la lucha de las mujeres en el mundo.

ciclo de cine mujeres segovia

Siete recientes películas han sido las que han integrado el ciclo con diferentes temáticas, géneros y países. Desde En Tierra extraña, el documental de Iciar Bollaín sobre el éxodo masivo de españoles a causa de la crisis; 52 Tuesdays, de la australiana Sophie Hyde, Oso de Cristal a la mejor película Generation 14Plus en la Berlinale 2014, rodada durante 52 martes a lo largo de un año; La fiesta de despedida, Espiga de Oro a la Mejor película en la Seminci, un filme de humor negro sobre la eutanasia; Des étoiles, de la senagalesa Dyana Gaye, historias de emigración que se cruzan durante un invierno entre Nueva York, Dakar y Turín; Gabrielle, de Louise Archambault; Aguas tranquilas (Still the Water), de Naomi Kawase, sobre los ciclos de la vida, la muerte, el amor; y Amor Fou, de Jessica Hausner, un relato inspirado libremente en la muerte de Heinrich von Kleist y su amante Henriette Vogel. Las sesiones de las 19h. han tenido lleno total con un cien por cien de ocupación y la media ha sido de un 80% de aforo cubierto.

Nueva proyección de La fiesta de despedida el 9 de abril

FIESTA DE DESPEDIDA (0820-2015)La proyección el miércoles 18 de marzo a las 19 horas de La fiesta de despedida de Sharon Maymon y Tal Granit, hubo de ser suspendida por problemas técnicos. La organización ha querido solventarlo volviéndola a proyectar el jueves 9 de abril en pases a las 19 y 21h.

Las devoluciones del importe de las entradas de las 19h del día 18 de marzo se realizarán hasta el 31 de marzo en el Centro de Recepción de Visitantes.

Los espectadores que deseen restituir esas entradas para poder ver la película el 9 de abril deberán cambiar su entrada por la emisión de una nueva en el mismo Centro de Recepción de Visitantes.

VENTA Y CAMBIO DE ENTRADAS

Anticipada:

A partir del miércoles 25 de marzo, hasta el miércoles 8 de abril:
En www.turismodesegovia.com
En el Centro de Recepción de Visitantes (Central de reservas). Plaza del Azoguejo. Horarios: de lunes a sábado de 10 a 18 h. y domingos de 10 a 16 h.

9 DE ABRIL

Desde una hora antes del inicio de cada proyección en la taquilla de La Cárcel_Segovia. Centro de Creación.

Segovia, cuna del diálogo sobre el activismo y la lucha de las mujeres en el mundo. Lleno absoluto en los diálogos del V Encuentro

Durante el fin de semana, cerca de 1.400 personas asistieron a las charlas entre destacadas activistas internacionales y nacionales y periodistas y a las actividades paralelas del encuentro, una obra de teatro en dos funciones y un concierto, desarrolladas en el Teatro de La Cárcel, en unas jornadas caracterizadas por la empatía, la proximidad y la extraordinaria conexión entre el público y esas grandes mujeres luchadoras.

Tras ya cinco ediciones, el Encuentro “Mujeres que transforman el mundo” ha convertido a Segovia en un referente de la reflexión y el debate sobre el papel que las mujeres están ejerciendo en el mundo en la lucha por la defensa de los Derechos Humanos, la paz, la igualdad, en países donde la palabra mujer ni siquiera existe en sus leyes, y en la valentía por alzar la voz para condenar la injusticia y la desigualdad tras experiencias donde el sufrimiento es atroz. Unos encuentros que, organizados por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Segovia -con la colaboración de la Fundación Banco Sabadell, Casa África, Fundación Orange, Ontex, Máster en Comunicación con fines sociales de la Universidad de Valladolid y Turismo de Segovia- levantan expectación no solo en la ciudad, sino en las comunidades limítrofes, desde donde llegan espectadores para acudir a las jornadas. Un ciclo de conversaciones cuyo éxito ha vuelto a repetirse este año no solo por la amplia repercusión mediática en medios nacionales y locales y el número de espectadores, cerca de 1.400 –sin contar el número de visitantes de ambas exposiciones, abiertas hasta el 5 de abril- sino también por la satisfacción del público y de las invitadas, la empatía que se ha generado y la extraordinaria conexión entre el oyente y esas grandes mujeres luchadoras que compartieron ideas, reflexiones y, sobre todo, experiencias.

Este año 6 diálogos, el espectáculo de teatro, Femenino singular, y el concierto de Ana Salazar lograron el cien por cien de ocupación en el Teatro de La Cárcel_Segovia Centro de Creación, un espacio que se quedó pequeño para un público ávido de conocimiento de otras perspectivas y de experiencias que, sin duda, enriquecieron gracias a los mensajes positivos escuchados tras la dureza de los testimonios. A través de las redes sociales, la página del Encuentro en Facebook consiguió, además, 1.080 seguidores, 746 seguidores, 334 más que el pasado año y 4.075 personas vieron las publicaciones durante estas últimas semanas. Sus seguidores son en un 78% mujeres, el 30% de las cuales oscilan entre los 25 y 34 años y la página tiene fans en Nicaragua, Brasil, México, Argentina, Colombia, Venezuela, EEUU, Reino Unido y Perú en su mayoría. La cuenta de Instagram se abrió, asimismo este año, y en apenas tres semanas ha logrado tener hasta la fecha 112 seguidores. En Twitter, del mismo modo, el Encuentro dispone ya de 765 seguidores, 200 más que en la edición anterior, y se publicaron 747 twitts, 217 respecto al pasado año. Por otra parte, este blog recibió en las últimas dos semanas 1.095 visitantes y 2.925 vistas.

Mayte Carrasco y Diana Nammi, en la charla de inauguración del V Encuentro. Fotografía de Rosa Blanco

Mayte Carrasco y Diana Nammi, en la charla de inauguración del V Encuentro. Fotografía de Rosa Blanco

El viernes 13 de marzo, abrió las jornadas la reconocida activista kurda Diana Nammi, una ex peshmerga que lucha contra el Estado Islámico desde todos los frentes y que desde 2002 en el Reino Unido defiende, a través de su ONG IKWRO, los derechos de las mujeres y niñas de los crímenes de honor. Entrevistada en el escenario por la reportera Mayte Carrasco admitía que para ser peshmerga no hacía falta tomar las armas, sino solo romper tabúes, y recordaba la figura de su padre, que un día defendió a una novia que querían matar por no ser virgen. “Una sola persona puede generar cambios a su alrededor, solo hace falta tener valor”, aseguraba.

Rosa Mª Calaf y Victoria Nyanjura, durante el diálogo, un testimonio en primera persona de los horrores de la guerra en Uganda y sus víctimas, mujeres y niños, con un pasado de dolor y sufrimiento. Fotografía de Rosa Blanco

Rosa Mª Calaf y Victoria Nyanjura, durante el diálogo, un testimonio en primera persona de los horrores de la guerra en Uganda y sus víctimas, mujeres y niños con un pasado de dolor y sufrimiento. Fotografía de Rosa Blanco

Con la misma tranquilidad y también con un dolor evidente, Victoria Nyangura narró el sábado a las 12.30h. su experiencia, bajo el tema de las mujeres usadas como armas de guerra. Rosa Mª Calaf condujo una charla llena de momentos difíciles al oír en primera persona el testimonio de Nyanjura, una mujer ugandesa secuestrada por un grupo paramilitar en 1996, violada, prisionera durante 8 años y sometida a toda clase de vejaciones, que hoy ayuda a los niños afectados por la guerra y coordina la Red de Defensa de la Mujer en Uganda. “Tengo un asado que me perseguirá toda la vida, pero es necesario seguir adelante y la educación es esencial para ello. Las mujeres son motores de cambio”, afirmaba.

Rocío Nieto y Marta Gómez Casas hablaron sobre la trata de mujeres en España. Fotografía de Rosa Blanco

Rocío Nieto y Marta Gómez Casas hablaron sobre la trata de mujeres en España. Fotografía de Rosa Blanco

De otra clase de esclavitud sexual y trata de mujeres habló por la tarde la periodista radiofónica Marta Gómez Casas con Rocío Nieto, fundadora hace casi 40 años de la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida (APRAMP), que atiende cada día a 250 víctimas de un negocio con la tasa de criminalización más elevada y donde el 90% de las mujeres son inmigrantes, especialmente procedentes de Rumanía, Brasil y Nigeria, reclutadas dentro de redes organizadas. Rocío Nieto insistía durante toda la charla en que no se puede legalizar la prostitución y en que somos responsables todos, pues estamos propiciando la oportunidad para que se normalice.

Islandia, el país donde se puede nacer mujer

 Halla Tómasdóttir en su conversación con Alicia Gómez Montano, un diálogo que destacó por la perspectiva que ofreció la empresaria islandesa y la valiosa información para los oyentes. Fotografía de Rosa Blanco

Halla Tómasdóttir en su conversación con Alicia Gómez Montano, un diálogo que destacó por la perspectiva que ofreció la empresaria islandesa y la valiosa información para los oyentes. Fotografía de Rosa Blanco

También durante la tarde del sábado, la empresaria islandesa Halla Tómasdóttir, habló con la periodista Alicia Gómez Montano, que en el último momento sustituyo a Montserrat Domínguez, sobre la necesidad de incorporar los valores femeninos al mundo de los negocios y potenciar la diversidad. Si hay un país donde se puede nacer mujer es en Islandia, es el país más igualitario del mundo. Por eso, Tómasdóttir afirmaba que el país “que no entienda el liderazgo de una mujer y la necesidad de aprovechar su capital social, se quedará por detrás de otros”.

Manuela Carmena y Alicia Gómez Montano, momentos previos al encuentro. Fotografía de Juan Martín

Manuela Carmena y Alicia Gómez Montano, antes del encuentro e en la mañana del domingo 15 de marzo. Fotografía de Juan Martín

La última jornada de los diálogos que centralizan este encuentro tuvo el lugar el domingo con dos charlas. Por la mañana, La ex jueza Manuela Carmena avivó el espíritu de quienes se encontraban en la sala con una charla conducida por Alicia Gomez Montano repleta de frases contundentes y de un compromiso social evidente. Manuela Carmena aseguraba que cada ser humano “es una caja de posibilidades y por tato un agente de cambio”, que las leyes lo que deben buscar es “eficacia” y que “la política no consiste sino en articular los mejores sistemas de la sociedad”.

Mª Teresa Flores Sosa en un momento de su expresiva intervención. Fotografía de Rosa Blanco

Mª Teresa Flores Sosa en un momento de su expresiva intervención. Fotografía de Rosa Blanco

Finalizando las charlas de los Encuentros, Pilar Requena habló, o más bien permitió hablar en el escenario, a la nicaragüense Mª Teresa Flores Sosa, en una amena charla por la peculiar capacidad de comunicación de Flores Sosa, historias llenas de anécdotas y de risas que generó en los espectadores, que admiraron la valentía y la simpatía de la nicaragüense, una de las 700 mujeres pertenecientes a 54 países desfavorecidos que, sin recursos educativos, se ha convertido en ingeniera solar gracias al proyecto del Barefoot College: una escuela y centro de desarrollo situado en Tilonia (India) que es todo un modelo de desarrollo económico y social sostenible en la vida rural, y uno de cuyos pilares es el empoderamiento de las mujeres. “La fuerza no proviene de una capacidad física, sino de una voluntad indomable”, se dice en el Barefoot, y Flórez Sosa, gracias a su coraje, sus deseos de sacar adelante a su pueblo y al aprendizaje durante 6 meses en esta Universidad de los Descalzos, logrará llevar la luz a su comunidad, una aldea inmersa en la vegetación a 3 horas de Siuna, una de las zonas más pobres y violentas del país, donde a finales de este mes instalará junto a un equipo que ella misma formará, paneles solares.

Éxito también en las actividades paralelas

La cantaora y bailaora Ana Salazar, durante el concierto que ofreció el domingo 15 de marzo en el V Encuentro Mujeres que transforman el mundo. Fotografía de Rosa Blanco

La cantaora y bailaora Ana Salazar, durante el concierto que ofreció el domingo 15 de marzo en el V Encuentro Mujeres que transforman el mundo. Fotografía de Rosa Blanco

Asimismo, este año las artes escénicas y la música estuvieron protagonizadas por dos grandes eventos que llenaron el aforo: el espectáculo teatral Femenino singular, donde Lucía Jiménez, Marta Berenguer, Carolina Solas y María Vázquez llenaron las dos sesiones y lograron la ovación de todo el público gracias a un montaje divertido sobre la maternidad y todo lo que conlleva. Asimismo, desde la música, Ana Salazar, acompañada al piano por Rubén Maldonado, ofreció un concierto-espectáculo de cante y baile cocinado a fuego lento en el sendero del amor, de la lucha y de la posibilidad de ser feliz y mejorar nuestros días sin nada más que uno mismo. Un concierto que mantuvo a la sala entregada al talento de la cantaora.

Todavía esta semana se podrá disfrutar de la mirada femenina desde el cine gracias al ciclo “La mujer creadora”, que hasta el 22, y enmarcado en estos encuentros, traerá a segovia siete recientes películas de diferentes géneros, países y temáticas. En sesiones a las 19h. y 21.30h. hoy se proyectará En Tierra extraña, el documental de Iciar Bollaín sobre el éxodo masivo de españoles a causa de la crisis; y, a partir de mañana, 52 Tuesdays, de la australiana Sophie Hyde, Oso de Cristal a la mejor película Generation 14Plus en la Berlinale 2014, rodada durante 52 martes a lo largo de un año; La fiesta de despedida, Espiga de Oro a la Mejor película en la Seminci, un filme de humor negro sobre la eutanasia; Des étoiles, de la senagalesa Dyana Gaye, historias de emigración que se cruzan durante un invierno entre Nueva York, Dakar y Turín; Gabrielle, de Louise Archambault; Aguas tranquilas (Still the Water), de Naomi Kawase, sobre los ciclos de la vida, la muerte, el amor; y Amor Fou, de Jessica Hausner, un relato inspirado libremente en la muerte de Heinrich von Kleist y su amante Henriette Vogel.

Dos de las más de 15 obras de la exposición "Santa Teresa, mujer", producida por la Concejalía de Cultura. Fotografía de Juan Martín

Dos de las más de 15 obras de la exposición “Santa Teresa, mujer”, producida por la Concejalía de Cultura. Fotografía de Juan Martín

La exposición Santa Teresa, mujer”, producida por la Concejalía de Cultura del Ayto. de Segovia, fue visitada cada día por numerosas personas. Una mirada sobre el legado de la Santa como mujer y su capacidad para transformar el mundo, acompañada de más de 15 trabajos de artistas vinculadas a Segovia, en una muestra estructurada en las celdas de La Cárcel y en las galerías, y con una ambientación original. Del mismo modo, “Mujer: todos somos una”, en colaboración con ACNUR, se pudo contemplar en la Sala Ex. Presa 2. Un conjunto de fotografías de Francisco Magallón que retratan a mujeres enfrentadas diariamente a distintas condiciones de vida en su arduo camino por sobrevivir.

Ambas exposiciones se mantendrán aún abiertas hasta el 5 de abril, facilitando que el público que aún no haya podido visitarlas en estos días, pueda hacerlo hasta entonces.

Mª Teresa Flores Sosa: Un ejemplo de valentía

María Teresa Flóres Sosa, ingeniera de la luz. Fotografía de Rosa Blanco

María Teresa Flores Sosa, ingeniera de la luz. Fotografía de Rosa Blanco

Decidida y resuelta entra en el salón de conferencias la nicaragüense María Teresa Flores Sosa para contar con detalle lo que ha sido una verdadera experiencia de vida. Se define a sí misma como una mujer dispuesta y madre de cuatro hijos que trata de buscar una salida a los problemas económicos que sufre en una de las zonas más pobres y violentas de Nicaragua donde vive, una aldea que ni tan siquiera tiene electricidad.

Sentada a su lado se encuentra la periodista Pilar Requena, gran conocedora del proyecto del que han formado parte más de 750 mujeres de 54 países desfavorecidos, la cual realizó un reportaje sobre el mismo titulado “Las mujeres de la luz”, emitido en el programa de LA 2 de TVE “En Portada”.

María Teresa Flores Sosa y Pilar Requena. Fotografía de Rosa Blanco

María Teresa Flores Sosa y Pilar Requena. Fotografía de Rosa Blanco

Este proyecto, está promovido por el Barefoot College, una escuela y centro de desarrollo ubicado en Tilonia (India) y denominado como “centro de pobres para pobres” que trata de dar una formación a las personas que más lo necesitan de nuestra sociedad. Las mujeres seleccionadas para formar parte de esta enseñanza durante seis meses, son, en su mayoría analfabetas o semianalfabetas, procedentes de los países menos desarrollados del mundo y son entrenadas con el fin de convertirse en expertas en energía renovable y desarrollo sostenible, para más adelante ser capaces de instalar, mantener y reparar paneles solares en sus respectivos países. El objetivo básico de esta iniciativa es que esas mujeres, una vez acabado el período de aprendizaje, vuelvan a sus respectivas aldeas, formen a otras y sirvan como ejemplo de empoderamiento de la mujer.

El método de aprendizaje que lleva a cabo el Barefoot College consiste en la asimilación de una táctica por colores que repiten una y otra vez, apoyadas en un manual con gráficos y dibujos y con los pasos a seguir para facilitar el estudio en esta materia a futuras participantes del proyecto. Para muchas, supuso abrir el primer libro de su vida, y la emoción fue evidente.

María Teresa toma la palabra y comienza a relatar, ya más nerviosa, el camino que emprendió hace algo más de dos años cuando fue seleccionada, por su buena y siempre activa disposición hacia su comunidad, para ir a la India y convertirse en ingeniera solar. Flores dice que se sentía incapaz, nunca había salido de su país, pero el sentimiento de responsabilidad hacia su familia la impulsó a coger el avión que la llevaría al principio de una nueva vida, al principio del cambio.

María Teresa Flóres en un momento de su intervención. Fotografía de Rosa Blanco.

María Teresa Flores en un momento de su intervención. Fotografía de Rosa Blanco.

Son pocos los minutos que la invitada tarda en sentirse relajada como ponente, como protagonista que es de su propia historia, y en ganarse a un público que no deja de disfrutar sin perder detalle de cada una de las peripecias que María Teresa vivió en su viaje a la India.

Sus ojos, sus gestos y sus palabras demuestran que es una mujer atrevida, viva y llena de energía. Pero a pesar de la alegría que manifiesta, el miedo a lo desconocido era inherente a la situación que tenía ante ella.

Realizó el viaje hasta Tilonia con tres mujeres más, todas ellas llenas de fortaleza, que aprendieron a adaptarse a cada circunstancia que se las ponía por delante, porque, como ella reitera en varias ocasiones, “nosotras representamos a un país y tenemos que hacerlo bien”.

Continúa explicando que cuando llegaron al Barefoot College convivían con mujeres de otras culturas que hablaban lenguas extranjeras y con las que era muy complicado comunicarse, pero lo consiguieron ayudándose pues, como afirma, “juntas todas éramos una”.

Ahora, de vuelta a su país, está esperando a que lleguen los paneles solares a finales de marzo para comenzar a instalarlos y dar luz a al menos 50 familias de las 73 que forman su comunidad. María Teresa reconoce sentirse una mujer más especial y un poco más importante porque tiene el cometido de seguir con esta enseñanza que dice llevar a cabo con confianza y desde la amabilidad, para que esas mujeres se sientan fuertes, capaces y seguras de llevar junto a ella la luz a sus aldeas.

“Cada ser humano es una gran caja de posibilidades, es un agente de cambio”

Manuela Carmena y Alicia Gómez Montano, momentos previos al encuentro. Fotografía de Juan Martín

Manuela Carmena y Alicia Gómez Montano, momentos previos al encuentro. Fotografía de Juan Martín

Se comienza la quinta sesión de los encuentros con el recuerdo del último día de trabajo de la ex jueza y protagonista del diálogo, Manuela Carmena, en la Audiencia Provincial de Madrid, el 30 de noviembre de 2010, el que fue su último juicio. Sin ella, según apunta la periodista Alicia Gómez Montano, que comparte escenario con Carmena, no se entiende la justicia democrática en nuestro país en los últimos cuarenta años.

Manuela Carmena, además de ser una de las primeras magistradas en formar parte del Consejo General del Poder Judicial, es una mujer que continúa comprometida con la justicia social porque no cesa de reivindicar una reinvención de la justicia permanente, lo que ella denomina como “justicia restaurativa” referida a la individualización del castigo y al conocimiento de las circunstancias específicas de cada caso. Pero además, en el caso relativo a la violencia de género, propone “estructuras parajudiciales” que partan de una evaluación de la estructura judicial, para evitar una posible sustitución del proceso de humanización de la justicia por un proceso de burocratización, en estos asuntos, y que se detenga también, en los procesos de igualdad entre los jóvenes, “muy poco desarrollados hasta el momento”, según apunta.

De igual modo, hace hincapié en la importancia de los procesos de cambio social porque dice que “es curioso cómo en esta sociedad estamos acostumbrados a valorar el invento tecnológico y, sin embargo, no tenemos sensibilidad para darnos cuenta de los grandes inventos sociales”. De modo que se muestra convencida de que el cambio social ayuda al progreso de una sociedad como la nuestra, “constantemente mejorable”.

Carmena tiene claro que “la justicia tiene que ser un instrumento que ayude a la vida social, resolviendo los conflictos entre ciudadanos y los conflictos entre los ciudadanos y el estado”, dando un paso más allá al referirse a ella como una justicia de la comunicación, capaz de conocer los intereses y las relaciones de todos. Busca, además, una participación de la sociedad en los procesos judiciales, apoyada en el diálogo conjunto. Y es que, “cada ser humano es una gran caja de posibilidades, es un agente de cambio”.

Convencida de la función del poder judicial, reconoce que ha faltado un proceso de vinculación de la justicia con la sociedad debido, como explica, a la falta de evolución del mundo del derecho, a la escasa renovación de sus facultades y al temor de verse “contaminada” con lo social, algo que la ha llevado a mostrarse aislada y descontextualizada.

Lo importante es la eficacia

Manuela Carmena, mujer comprometida con la justicia social. Fotografía de Juan Martín

Manuela Carmena, mujer comprometida con la justicia social. Fotografía de Juan Martín

En este repaso exhaustivo del sistema judicial, que lleva a cabo, nos invita a cuestionarnos el sentido de las instituciones sociales, es decir, a valorar y a preguntar si una institución vale o no vale y cuál es su utilidad; reflexionar qué es la justicia, qué son las leyes y para qué sirven; evaluar las conductas delictivas, los mecanismos y herramientas de enjuiciamiento y los efectos que producen porque la sociedad exige eficacia. En relación a esto, Carmena manifiesta que “es muy importante que la sociedad se indigne ante los delitos contra las mujeres, ante los delitos de terrorismo y ante cualquier acto que nos estremezca, porque es la exteriorización del sentimiento de justicia, un elemento revitalizador de la sociedad”. La clave, dice, está en la participación ciudadana y en la evaluación constante de lo que se hace.

Manuela Carmena, candidata a la alcaldía de Madrid por el partido político Podemos, (“no estoy por Podemos –aclara- sino que estoy en una candidatura ciudadana con la que pretendo no liderar un partido, sino una agrupación de muchos ciudadanos”) está convencida del protagonismo de la mujer, pues “la política consiste en articular los mejores sistemas de la sociedad”.

Halla Tómasdóttir: “En la diferencia de género es donde reside la belleza que conduce al equilibrio”

Islandia es el país donde mejor se puede ser mujer, el país más igualitario del mundo, en el que existe una representación de géneros en la ley y un referente en términos económicos y sociales. A pesar de la crisis y del colapso financiero al que se enfrentó en 2008, el mayor sufrido por cualquier país en la historia económica mundial, ha sido también el primero en controlarla, manteniendo el dinero dentro del país y siendo reinvertido. Y en esa recuperación han influido las mujeres, explica la empresaria islandesa Halla Tómasdóttir, “una islandesa que tiene frío en Segovia”, según dice con sorna, “y muy latina”, como ella misma se define.

Halla Tómasdóttir, una de las empresarias más destacadas de Europa y una de las portavoces de la nueva corriente en Islandia a favor de que las mujeres ocupen puestos clave de liderazgo. Fotografía de Rosa Blanco

Halla Tómasdóttir, una de las empresarias más destacadas de Europa y una de las portavoces de la nueva corriente en Islandia a favor de que las mujeres ocupen puestos clave de liderazgo. Fotografía de Rosa Blanco

En 2007, Halla Tómasdóttir dejó su cargo como presidenta de la Cámara de Comercio de Islandia para fundar Auður Capital –cuyo nombre, en honor a una famoso vikinga, significa felicidad, riqueza y espacio abierto–, una empresa creada por mujeres con el objetivo de incorporar los valores femeninos al mundo de las finanzas, saturado de hombres, y que sobrevivió al colapso financiero en su país. Para las incrédulas, explica que existe un billón de mujeres trabajadoras a nivel mundial; en poco tiempo, en el Reino Unido, habrá más mujeres millonarias que hombres; y el 70% de las decisiones de consumo provienen de las mujeres. “El dinero y cómo lo usamos puede ser la fuerza para el cambio“, asegura Tomasdóttir, advirtiendo que las mujeres tienen más poder del que realmente ponen en práctica. Halla Tómasdóttir es, además, una de las portavoces de la nueva corriente en Islandia a favor de que las mujeres ocupen puestos clave de liderazgo, una visionaria en el ámbito de los negocios, convencida de que es necesario un equilibrio entre géneros si queremos construir un mundo sostenible. No en vano fue Mujer empresaria del año 2007 en Islandia, Premio de Igualdad de Género en 2008, una de las mujeres empresarias más destacadas de Europa en 2009 y en 2011, según Newsweek y The Daily Beast, una de las 150 mujeres que agitan el mundo.

En la charla llena de interés y de valiosa información mantenida con Alicia Gómez Montano, conocedora del país, Halla Tómasdóttir afirma que cuando Islandia entró en crisis “fueron las mujeres las que fueron a limpiar el desastre que crearon esos hombres alfa con una testosterona desmedida y egos inflados que se encontraban en los puestos dirigentes”. Y es que las mujeres ya tenían un precedente de actuación. En 1975 exigieron la igualdad y los hombres se unieron a la movilización surgida en las calles. Todo se paró en ese país ocupado por 350.000 habitantes. “Nos dimos cuenta de que si las mujeres no trabajaban, nada funcionaba y el país entero se paralizaba”, explica. Fue una forma pacífica de exigir poder, y no en vano en 1980 Islandia también fue el primer país del mundo en elegir una presidenta, Vigdís Finnbogadóttir, una mujer soltera con una hija y que había superado un cáncer de mama. Halla recuerda que en una reunión un hombre le espetó a la cara a la nueva presidenta una frase inolvidable, “eres medio mujer”, a lo que la mandataria respondió: “Pues justo estaba pensando en liderar esta nación, no en amamantarla”. Pero, además, Islandia también ha sido el primer país en el que una mujer ha asumido el cargo de Primer ministro, Jóhanna Sigurðardóttir, la primera jefa de gobierno en el mundo y la primera dirigente lesbiana reconocida. Los precedentes cuentan, pero “el país que no entienda el liderazgo de una mujer y no aproveche su capital social, se quedará atrás”, asegura Halla Tómasdóttir, que admite que es un trabajo duro en el que se necesita el respaldo de los hombres, de modo que las sociedades prosperen en todos los ámbitos y que el equilibrio sea 50 a 50. “Creo en la igualdad, cuando la hay, todo es mejor”, asegura. Pero qué nos diferencia. “Pienso que es preciso matizar entre sexo y género. Todos tenemos valores masculinos y valores femeninos, y es cierto que no todos los usamos de la misma manera. Por eso ha llegado el momento en que las mujeres tienen que dejar de ser ‘mini hombres’.

“En una mesa con hombres y mujeres se toman mejores decisiones”

Halla Tómasdóttir y Alicia Gómez Montano, en la charla mantenida ante el público el domingo 15 de marzo en el V Encuentro Mujeres que transforman el mundo. Fotografía de Rosa Blanco

Halla Tómasdóttir y Alicia Gómez Montano, en la charla mantenida ante el público el domingo 15 de marzo en el V Encuentro Mujeres que transforman el mundo. Fotografía de Rosa Blanco

Puesto que el mundo está cambiando, esta empresaria islandesa casada y con un hijo e una hija, además de miembro clave en la fundación de la Universidad de Reikiavic -donde estableció el departamento de educación ejecutiva-, admite que no podemos volver a hacer las cosas como antes de la crisis y apuesta por varios objetivos. Entre ellos, encontrar el equilibrio entre los valores femeninos y masculinos -“en una mesa con hombres y mujeres se toman mejores decisiones”, afirma-, ser rentables pero preocupadas por la manera de obtener el beneficio y que esos beneficios no sean sólo económicos, sino también sociales. “En esto se basa el capitalismo 2.0”, asevera. De hecho, comenta que pensar solo en beneficio económico es algo del pasado y que la diferencia básicamente entre hombres y mujeres pasa por las distintas maneras de aplicar el poder. “Las mujeres tienen una actitud distinta frente al riesgo, cuando lo asumen son más conscientes de las consecuencias, y en el liderazgo defienden el empoderamiento de las personas antes que privilegiar las transacciones”, confirma. “Por eso es necesario crear empresas con valores sociales que tengan impacto en el mundo”, añade. Un emprendimiento que en España es difícil por las cuotas que deben pagar los autónomos, la falta de ayuda y los obstáculos ante los que se encuentran los emprendedores. “Aquí gozáis de capital humano, pero es preciso cambiar de mentalidad”, asegura Tómasdóttir, que ante la crisis global lanza varias soluciones, como separar la banca de inversiones con capital de riesgo de la banca privada, y nunca con el dinero de los contribuyentes; sacar el dinero de la política y de Wall Street; y apostar por la igualdad de género en puestos de dirección, pues las mujeres, según cuenta, tienen una inteligencia emocional importante, son cooperadoras y buenas líderes en momentos de reconstrucción, y tienen una visión del éxito más amplia. “Si yo fuera líder del mundo durante un día, llevaría a cabo estos tres puntos”, asegura convencida y con una confianza que no ahonda en egos, sino en determinación y soluciones.

Halla Tómasdóttir afirma que en Europa no existen remedios reales por parte de los gobiernos, todos piensan en sus propios intereses, pero ser realmente una unión europea obtendría resultados para todos. Y ahí también entra la sostenibilidad. “Género y sostenibilidad son dos caras de la misma moneda. Somos diferentes, tenemos diferentes valores y esto es magnífico. Es precisamente en la diferencia donde reside la belleza que conduce al equilibrio”, sostiene. “Y es que la diversidad funciona”, asevera.

La empresaria islandesa Halla Tómasdóttir y la periodista Alicia Gómez Montano en un momento del diálogo. Fotografía: Rosa Blanco

La empresaria islandesa Halla Tómasdóttir y la periodista Alicia Gómez Montano, en un momento del diálogo. Fotografía: Rosa Blanco

Rocío Nieto, fundadora de APRAMP: “Es necesaria una ley contra la trata de seres humanos que penalice al cliente y al ‘vendedor’”

Rocío Nieto, fundadora de APRAMP, en la charla conducida por Marta Gómez Casas. Fotografía de Rosa Blanco

Rocío Nieto, fundadora de APRAMP, en la charla conducida por Marta Gómez Casas. Fotografía de Rosa Blanco

Reivindicativa y con una experiencia de 40 años, Rocío Nieto tenía que estar jubilada, pero su compromiso se lo impide. Un compromiso gracias al cual ayuda diariamente a más de 250 mujeres que son prostituidas, y por tanto rechazadas por una sociedad que también las ha vendido.

En la fluida charla mantenida en el escenario con la periodista radiofónica Marta Gómez Casas -directora del programa “Tolerancia Cero”, pionero en la radio española por visibilizar la violencia de género y el tema de la desigualdad y la mujer-, Nieto revela que en estos años han salido 3.000 mujeres de la prostitución, pero con que hubiera habido sola una, valdría la pena todo el esfuerzo que hasta ahora ha realizado.

“Mi vida no vale nada, y mi cuerpo, que es una máquina de hacer dinero, tiene un precio que calcula un proxeneta”. Ésta es una frase que se repite entre las mujeres prostituidas en España –“el nuevo destino sexual de burdel prioritario”, revela Rocío-, donde la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual es cada vez mayor -2.000 personas llegan anualmente a nuestro país- en un negocio con la tasa de criminalización más elevada, y donde el 90 por ciento de las mujeres prostituidas son inmigrantes reclutadas dentro de redes organizadas difíciles de detectar, especialmente mujeres provenientes de Rumanía, Brasil y Nigeria. Pero también donde cada vez hay más menores, “carne fresca -como expresa sin tapujos Rocío Nieto- niñas que llegan acompañadas por sus familiares que las venden nada más entrar”, asegura. El motivo, la pobreza y la esperanza en una vida mejor, “una promesa que pronto descubren que es mentira y que lo que les espera es una vida sin libertad que no han elegido y peor que la que tenían en sus países de origen”, admite Nieto.

La abulense afincada en Madrid Rocío Nieto comenzó a trabajar con grupos de mujeres que sufrían violencia doméstica y con niños con discapacidad mental. Formó parte de Proyecto Hombre y, en 1985, esta trabajadora social que por entonces cruzaba Montera y Jacinto Benavente para llegar a su despacho en la Vicaría General de Madrid, observó las caras de las mujeres que se prostituían en las calles, se lanzó a escucharlas y a interesarse por sus vidas, subió a una de las pensiones donde se ejercía la prostitución y vio las condiciones en las que vivían, con sus hijos en los pasillos mientras vendían sus cuerpos. “Siempre hay alguien que las explota, es dinero rápido y fácil”, dice. Decidió, entonces, que debía hacer algo para cambiar aquella situación y quiso intervenir, creando los cimientos de la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida (APRAMP). Una organización que defiende los Derechos Humanos y la lucha contra la trata de seres humanos, desarrollando un proyecto de atención integral a personas prostituidas y/o víctimas del comercio humano, a través de la Unidad Móvil de Rescate -una furgoneta que visita las zonas rojas de Madrid de lunes a viernes- y teléfono de emergencias 24 horas, apoyo jurídico y ayuda para la reinserción en el mercado laboral, alojamiento o el regreso en condiciones de seguridad a su país de origen.

La sociedad que invisibiliza el problema

Rocío Nieto, en defensa de las mujeres prostituidas que viven sin libertad de elección. Fotografía de Rosa Blanco

Rocío Nieto, en defensa de las mujeres prostituidas, vidas sin libertad. Fotografía de Rosa Blanco

En aquel momento no había nadie que apostara por el proyecto, incluso había quien le decía: “Déjalo, ¿no ves que ellas son prostitutas porque quieren?” Hoy, con mucho esfuerzo personal, APRAMP está presente en 6 comunidades autónomas. Además, ofrece clases de castellano y tiene una tienda-taller de costura abierta al público, donde trabajan 40 mujeres realizando arreglos de ropa y otras labores textiles.

Para Rocío Nieto -cuya labor ha sido reconocida con numerosos premios, entre ellos la Medalla de oro de la Cruz Roja o en 2014 la Cruz de oro de la orden civil de la solidaridad social que concede el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad-, ante la dificultad para que una mujer prostituida denuncie, las causas son el miedo y la persecución que puede sufrir seguidamente, que dan lugar a “una revictimización de la mujer prostituida”. Por eso se necesita tanta ayuda para la reinserción y la promoción de esa mujer y “que el dinero que la policía se incauta cuando estas redes son descubiertas vaya directamente al apoyo de las mujeres prostituidas”, afirma.

Y es que el gran obstáculo actual son las mafias, la situación de esclavitud que viven muchas mujeres, la imposibilidad de salir de un círculo que las destruye, la sociedad, que invisibiliza el problema, la legislación, que permite el tráfico de seres humanos en pleno siglo XXI. Por eso “la prostitución no se puede legalizar ni reglamentar. Sería un sello de garantía para los proxenetas”, advierte. “Los clientes en España hace 40 años oscilaban entre edades comprendidas entre 50 y 60. Ahora, abundan los del 40-45 años, pero sobre todo son jóvenes de 18-25 años que toman a una mujer como un objeto de consumo porque les resulta más fácil invitar a una copa y comprar su servicio que conquistar a una chica que acaban de conocer”, puntualiza la fundadora de APRAMP. De ahí que sea preciso “educar –dice Nieto– pues detrás no hay más que explotación y una normalización de la prostitución que se está convirtiendo en un verdadero peligro”, añade con contundencia. ¿Y los clientes? “Deberían ser castigados”, afirma. “Es necesaria una ley contra la trata de seres humanos que penalice al cliente y al ‘vendedor, una ley que proteja a las mujeres prostituidas y que no las condene, puesto que sería aumentar la deuda”, advierte. “Reglamentar la trata de seres humanos, como ocurre por ejemplo en Amsterdam, es inadmisible”, sentencia.